Soledad

La soledad es el vacío,

es el hambre, es la sed.

Es el mar sin el agua,

es el sol sin la aurora.

La soledad es un río sin peces,

un gato sin su estambre,

una muñeca sin su niña,

una flor sin su aroma.

La soledad es la tormenta,

la angustia, la crisis, la mentira.

La soledad es la espera,

la soledad es el abandono,

la soledad es la nostalgia,

la soledad… es simplemente tu ausencia.


Anuncios

Canto de tritones


Cómo no enamorarme de ti,

si conoces cada uno de mis espacios,

cada uno de mis vicios,

cada parte de mis pensamientos.

Cómo no enamorarme de ti,

si tus ojos pasean por mis mañanas

cada día que me levanto

con tu reflejo en el espejo.

Cómo no quieres que te piense,

si tu sonrisa ilumina mis noches,

si tu boca de dulce rocío

roza la mía creando un suspiro.

No habrá pelea de tritones

ni espacios vacíos

si tú sigues conmigo,

sólo habrá guerra de piernas

y un corazón inmigrante

que se refugie en tu ombligo.

Cómo no enamorarme de ti,

si eres la aurora de mi alma,

si naufragas junto a mi pecho

y lo llenas de licores de besos.

Dime tan sólo cómo dejar de verte

cuando llenas mi vacío con tu mirada,

cuando tomas dulcemente de mi mano

y nos vamos caminando en la alborada.

Amor mío, no pretendas que te olvide

y no me pidas que te deje,

que no habrá mayor felicidad

que tu mano sobre la mía

navegando en una eterna libertad.

No habrá peleas de tritones

ni espacios vacíos

si tú sigues conmigo,

sólo habrá guerra de piernas

y un corazón inmigrante

que se refugie en tu ombligo.

Compromisos

Yo no entiendo a la mujer de compromiso y tampoco entiendo al hombre que huye de él… sólo entiendo a dos enamorados que tomados de la mano, exploran el universo sin ningún remordimiento bajo las gotas dulces del amanecer…

Yo no entiendo a la mujer de compromiso y tampoco entiendo al hombre que huye de él… sólo entiendo a dos enamorados que tomados de la mano exploran el universo bajo las gotas dulces del amanecer…

El encuentro

Dios está deprimido.

No encuentra el fulgor de la vida,

ha perdido hilo y aguja de la antorcha

que teje los cimientos de su vida.

Busca, llama, implora,

más nadie ha sabido escucharlo.

Llora lágrimas de mar infinitas,

no tiene la respuesta a su pregunta

y ni siquiera tiene la pregunta adecuada.

Dios está deprimido

y sin embargo, aún tiene la fuerza

de anhelar un pasado que jamás volverá,

un futuro que no sabe si llegará

y un presente donde no sabe cómo actuar.

Tímidamente mira a su alrededor,

pero nada logra llamar su atención,

sólo hay un mundo descabellado

y mil y un poetas con una vaga ilusión.

Se va ahogando en su propia voz,

hurga en los rincones de su alma

reteniendo su última esperanza.

Cansado de buscar se detiene,

se acomoda en la esquina más lejana

con la mirada de un loco moribundo,

ve pasar el calor de los segundos.

Escondida lo vigilo,

sintiéndome cómplice de su soledad,

de su nostalgia, de su abandono.

Y mientras tanto, de puntillas camino,

tranquila con un suspiro de viento

me acerco a donde él se encuentra,

le tomo la mano, le regalo una clara sonrisa

y le pinto de arcoiris su corazón perdido,

postrándonos juntos a la orilla del camino.

Noche azul

Cómo explicarlo en una palabra,

tanta locura vehemente de tu parte,

tanta pasión encarnada de la mía.

Testigo de esto es la noche azul,

ojos sedientos, dedos desnudos,

manos hambrientas, piernas inquietas.

Tu sed es manantial en mi alma,

esa gota vacía que se llena con mi lengua,

con tu pelo, con la mañana sonriente

al despertarme con tu regreso.

Cómo explicar esa noche azul,

esa ternura bajo tus hombros

que me das en cada rincón sugerido,

en cada palabra recomendada.

No tuvimos ninguna opción,

los dientes de las sábanas susurraron

nuestros oídos enamorados.

Ya no era posible parar,

la fogata del deseo nos inundó,

nos sedujo con sus cantos de sirena,

con su tierra y libertad.

Y mientras nosotros bailábamos

una tonada de guerra y pasión,

la noche azul miraba, y completamente enamorada,

nos regaló un poema al son de su alborada.

Misterio

En una noche tranquila

las ventanas sudan de miedo,

las puertas gritan de angustia,

mi corazón busca un anhelo.

En una noche tranquila

las gaviotas preparan su entierro,

la luna se muere de celos,

el mundo se convierte en un trueno.

¿Será que la noche tranquila

se duerme ante el desespero?

O será que mis brazos vacíos

no encuentran el fulgor de tu pecho…

Tu corazón late en silencio

y tus ojos sordomudos se aquietan,

mientras mis venas arden

desnudas agonizando tu presencia.

Cómo saber si la sombra nocturna

se calla por miedo,

o si el silencio es la causa

de su inmenso y total desenredo.

Cómo descifrar, amor mío,

esa lengua que has dejado en las sombras,

esas huellas que dejaste en la tierra

y esa luna que bebiste en la hoguera.

Respiro las horas junto a las tuyas

tratando de entender tu misterio,

y mientras la noche tranquila se forma,

mis labios reclaman tu aurora.

Confesión

Nunca hago este tipo de confesiones. Desde pequeño juego a construir mentiras piadosas en el aire para después aprendérmelas y decirlas en el momento adecuado. Nunca digo la verdad y siempre salgo ganando. Dirán que no soy buena persona, dirán que no debo de hacer todo lo que hago: “no le grites a tus mayores”, “no vomites sobre la tía”, “no ensucies la alfombra”, “no digas mentiras”… pequeñeces que a la gente le importa.

Pero ahora, justo ahora, frente a ustedes querido público, vengo a hacerles una confesión.

Estoy enamorado. Sí, tengo esa extraña enfermedad que la gente la denomina amor. No duermo bien por las noches, estoy despistado todo el tiempo; sudo, lloro, río… todo al mismo tiempo… creo que me estoy volviendo loco. Mi familia no lo sabe, si se enteraran nos matarían a los dos. Pero estoy dispuesto a todo por ella, por la luz de mis días, el ámbar de mis mañanas, la estrella de mi noche. Me importa un bledo si mi familia me mata, total, nunca lo entenderían.

Y mientras hago el amor con ella por las mañanas, por las noches construyo mentiras piadosas para tenerlas frescas al medio día. Así, mientras mis padres creen que practico mi profesión diario, yo me revuelvo en un vals de amor por las noches, por las tardes y por el día. Pero estas mentiras serán temporales, sólo mientras mi familia y la demás gente entienda que dos almas como las nuestras pueden ser iguales. Que tanto ella como yo, aunque seamos tan distintos, podemos amarnos sin piedad; que un ángel y un demonio como yo no deben tener restricciones. Mientras eso suceda, seguiré construyendo mentiras piadosas por las noches e interpretando vals de enamorados por las mañanas.

Inevitable

Soy la que dormita en tus mañanas,

soy esa luz que cuelga del horizonte

y te invita una copa de madrugada.

Soy tu pelo, soy tus uñas, soy tus huesos,

soy esa fogata nocturna

que te alumbra el universo…

Soy tu pan, soy tu agua, soy tu vino,

soy la orilla del camino,

soy el espíritu encarnado de tus

manos y de tus pies,

de tus hombros y de tu espalda.

Soy lo que quieras soñar,

la gota de misterio que despierta

con cada tonada de tu sudor

y de tu aliento.

Soy esa mañana que dentro de ti

se pregunta, tímidamente,

¿quién soy para vos?