Viaje de encuentro

Empieza a construir flores en el camino,

A crear espacios no conocidos

Y manantiales no descubiertos.

Colorea de arcoíris tu perfume,

Planta rosas en el desierto

Y pétalos dulces en el invierno.

Aprende del viento sus desmanes

Y acaricia la vida en cada paso

De acuerdo a la fragancia de los mares.

Así, ve descubriendo el mundo de los bárbaros,

Los soles inauditos y los nudillos encontrados.

Comprueba todo lo no creíble

Y duda de todo lo comprobable.

Nunca te canses de buscar

Estrellas de mar o arbustos para rezar,

Que a pesar de que banderas tintinen su tonada,

Siempre descansarán al son de tu alborada.

Y si llegase a pasar, por alguna razón,

Que la luna roja y amarilla os cansen,

Siempre tendrás, mi niña linda,

Una guarida en esta tierra tricolor

Y en estos brazos llenos de tu corazón.