Imagen

En el momento en que me ves,

En el momento en que me dejas verte;

Ese aire de suspenso que tienen tus ojos

Ante mis palabras desnudas.

Suspiros, caricias de agua, manos de tinta…

Sabes cada paso de mi mente,

Conozco cada letra de tu hastío.

Privilegiados los vínculos que nos unen;

Ésos, de olor a secreto y caricias húmedas

Que van pregonando por la madrugada

Una canción no admitida, no recordada.

Momentos nuestros, tan nuestros,

Que la tierra mojada se encela

De nuestra propia lluvia, de nuestro propio encuentro.

Y si en algún momento, en tus sueños de caracolas,

Se embarcara la pregunta de qué soy para vos,

Deja la angustia, querida niña, sólo soy una cómplice

De tus sueños, de tu voz de sirena, de tus manos de arena…

Y si acaso quisieras saber más,

Embarca tu caballo de mar

Y navega con mi presencia sobre las olas de sal;

Mezcla tu aroma y mi silencio,

Tu paz y mi andar, tus pies y mi hoguera.

Cuela mi complicidad con la tuya,

Entrégate a mi verbo, sé parte de mi aliento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s